10 Myths About Introverts (Spanish Translation)

10 Myths About Introverts

10 Myths About Introverts (Spanish Translation)

10 mitos sobre Introvertidos

Escribí esta lista a fines del año 2008. En aquellos tiempos tuve la suerte de descubrir un libro llamado The Introvert Advantage: How to Thrive in an Extrovert World, escrito por Marti Laney, Psy.D.

Se sintió como si alguien hubiese escrito una enciclopedia sobre una extraña raza de personas donde pertenezco. No solo explicaba muchas de mis excentricidades, sino que también me ayudo a redefinir mi vida en un nuevo contexto.

‘Duh! Por qué te tomo tanto tiempo darte cuenta que eras introvertido?’ se preguntaría cualquiera que me conociese. No es tan fácil. El problema es que etiquetar a alguien como Introvertido es una tarea muy superficial, llena de conceptos erróneos. Es mucho más complejo que eso.

Un capítulo del libro de Laney (desde página 71 a página 75) esquematiza al cerebro humano y explica cómo los neurotransmisores siguen con distinta probabilidad diferentes caminos en el sistema nervioso de personas Introvertidas y Extrovertidas. Si la ciencia que soporta al libro es correcta, lo que sucede es que las personas Introvertidas son muy sensibles a la Dopamina, por lo que demasiada estimulación externa resulta como una sobredosis, agotándolos. En forma contraria, para los Extrovertidos la cantidad de Dopamina no es suficiente, por lo que requieren de Adrenalina en sus cerebros para crearla.

Los Extrovertidos también tienen un camino más corto y menos flujo de sangre hacia el cerebro. Los mensajes para el sistema nervioso de los Extrovertidos en su mayoría saltea la área Broca en el lóbulo frontal, que es donde una gran parte de la contemplación se lleva a cabo.

Desafortunadamente, de acuerdo al libro, solo un 20% de las personas son Introvertidas. Incluso hay muchas menos que son tan extrovertidas como lo soy yo. Esto lleva a un montón de conceptos erróneos, dado que la sociedad no tiene mucha experiencia con ‘mi gente’. (Me encanta poder decir eso).

Es por ello que aquí hay alguno de los conceptos erróneos (no fueron tomados directamente del libro, pero están basados en mi experiencia):

Mito #1 – A los introvertidos no les gusta hablar.

Esto no es cierto. A los Introvertidos no les gusta hablar a menos que tengan algo para decir. Odian la charlataneria. Logra que un Introvertido hable respecto a un tema que le interesa y no parara por días.

Mito #2 – Los Introvertidos son tímidos.

La timidez no tiene nada relacionado con ser Introvertido. Los Introvertidos no están necesariamente asustados de las personas. Lo que ellos necesitan es una razón para interactuar. No interactúan solo por el hecho de interactuar. Si quieres hablarle a un Introvertido, solo comiénzale a hablar. No te preocupes por ser cortés.

Mito #3 – Los Introvertidos son groseros/malos

Los Introvertidos usualmente no le encuentran sentido a las cortesías sociales. Ellos quieren que todos sean reales y honestos. Desafortunadamente esto no es aceptable en la mayoría de los casos, por lo que los Introvertidos pueden sentirse muy presionados para encajar, lo que encuentran agotador.

Mito #4 – A los Introvertidos no le gustan las personas

Todo lo contrario, los Introvertidos valoran intensamente los pocos amigos que tienen. Pueden contar sus amigos cercanos con los dedos de una mano. Si tienes la suerte de que un Introvertido te considere amigo, probablemente tendrás un aliado leal para toda la vida. Una vez que te has ganado su respeto por ser una persona valorable, estás dentro.

Mito #5 – A los Introvertidos no les gusta salir en público

Mentira. A los Introvertidos no les gusta salir en espacios públicos por tiempos prolongados. Prefieren evadir complicaciones relacionadas a actividades en públicas. Ellos toman los datos de la realidad y viven la experiencia muy rápidamente, y como resultado, no necesitan estar allí mucho tiempo para vivirla. Están listo para volver a casa, recargarse y procesarlo. De hecho, recargarse es crucial para alguien Introvertido.

Mito 6# – Los Introvertidos siempre prefieren estar a solas.

Los Introvertidos están perfectamente cómodos con sus propios pensamientos. Piensan mucho. Sueñan despiertos. Les gusta tener trabajo a realizar, puzles a resolver. Pero también pueden sentires muy solos si no tienen a nadie para compartir sus descubrimientos. Desean una auténtica y sincera conexión con UNA PERSONA a la vez.

Mito #7 – Los Introvertidos son raros.

Los Introvertidos son usualmente individualistas. No siguen a las masas. Prefieren ser valorados por sus propios estilos de vida. Piensan por sí mismos y por ello usualmente desafían la norma. No toman sus decisiones basadas en lo que es popular o está a la moda.

Mito #8 – Los Introvertidos son muy nerds

Los Introvertidos son personas que sobretodo miran hacia adentro, prestando especial atención a sus pensamientos y emociones. No se trata de que sean incapaces de prestar atención a lo que ocurre alrededor de ellos, es solo que su ‘mundo interno’ es mucho más estimulante y valioso para ellos.

Mito #9 – Los Introvertidos no saben cómo relajarse y divertirse.

Los Introvertidos usualmente se relajan en su casa o con la naturaleza y no en lugares atestados en público. No son cazadores de emociones y amantes de la adrenalina. Si hay mucha charla o ruido involucrado, se apagan. Sus cerebros son muy sensibles al neurotransmisor Dopamina. Los Introvertidos y Extrovertidos tienen diferentes caminos dominantes por donde viajan los neurotransmisores, investígalo.

Mito #10 – Los Introvertidos pueden ‘arreglarse’ y convertirse en Extrovertidos.

Un mundo sin Introvertidos sería un mundo con menos científicos, músicos, artistas, poetas, cineastas, doctores, matemáticos, escritores y filósofos. Aclarando ello, todavía hay varias técnicas para que un Extrovertido pueda aprender con Introvertidos. (Si, intercambie ambos términos a propósito para mostrar que tan sesgada esta nuestra sociedad). Los Introvertidos no pueden ‘arreglarse a sí mismos’ y merecen respeto por su temperamento natural y contribuciones a la raza humana. De hecho, un estudio (Silverman, 1986) mostro que el porcentaje de Introvertidos aumenta con el coeficiente intelectual.

“No puedes escapar de nosotros, y cambiarnos te llevaría a tu fin.” <-- Es de mi autoría. Soy guionista. Puede ser terriblemente destructivo para un Introvertido negarse a sí mismo para encajar en el mundo Extrovertido-Dominante. Como otras minorías, los Introvertidos pueden terminar odiándose a sí mismos y otros por sus diferencias. Si piensas que eres un Introvertido, te recomiendo que investigues del tema y busques a otros Introvertidos para comparar visiones del tema. Todo el peso no es para los Introvertidos para intentar cambiar y convertirse en 'normales'. Los Extrovertidos necesitan reconocernos y respetarnos, y también necesitamos respetarnos nosotros mismos. Déjame saber lo que piensas al respecto. === Translated by José Ignacio

Leave a Reply